El Nombre de Vera

Del autor

Esta historia es especialmente cercana a mí.  La montaña sobre la que escribo, Cerro de Espíritu Santo, es solo mi vecina y la veo todos los días desde mi jardín.  Puedes subir a la cima y en tu camino notarás las ruinas de la ciudad que hace más de cinco siglos se encontraba en la ladera de la montaña.  Entonces realmente sientes la atmósfera del pasado.  Al igual que la presencia de Abul y su familia.

Magia.

La historia traducida al español por un amigo, Tom Wamback.

Muchas gracias!

Érase una vez un niño llamado Abul Hajr, que vivía en una casa blanca junto a la montaña. Tenía los ojos negros, la cara morena y un corazón grande y sensible. Amaba mucho a sus padres y siempre los apoyaba voluntariamente en todos sus deberes.

Todas las mañanas ayudaba a su madre y a su abuela a traer agua del río. Para hacer eso, tuvo que bajar al pie de la montaña, pero nunca se quejó. Sabía perfectamente que las mujeres no tenían la fuerza suficiente para llenar las grandes jarras de arcilla con agua o para montarlas en la espalda de un burro. A pesar de que solo tenía doce años, valientemente llevaba enormes cargas, solo para aliviar a su madre y su abuela. Y cuando Abul y su familia estaban regresando por el camino pedregoso a la casa construida en roca, la gente del pueblo se detenía y los saludaba con respeto. Todos admiraban la amabilidad del niño porque en lugar de jugar con sus compañeros, solo quería ayudar a los adultos.

Despues de traer el agua a la casa, Abul corrió hacia el pasto nuevamente, esta vez para ayudar a su padre con las ovejas. El niño siempre tenía para él un pedazo de pan recién horneado y un poco de leche, que la madre preparaba diariamente para su esposo. A veces, mientras bajaba, recogía algunos higos dulces de un árbol cercano, y luego él y su padre los comían con gran apetito. El padre siempre miraba a su hijo con orgullo y amor. Nunca tuvo que reprender al niño, porque gracias a su extraordinaria sabiduría y madurez estaba haciendo lo correcto siempre. Al final del día, justo después de que el rebaño de ovejas regresara al lugar de descanso nocturno, agarró la cabeza de Abul en sus manos grandes y cansadas y le besó tiernamente. Para el niño, esta señal silenciosa de afecto fue siempre la culminación más valiosa del día.

Cuando él y su padre estaban subiendo el camino de regreso a casa y la luz roja del sol poniente abrazaba suavemente sus caras, el niño se sintió muy feliz. Sabía muy bien que en unos momentos su madre los recibiría con una amplia sonrisa y una abundante comida en la mesa. Luego, después de una cena familiar, se sentaban juntos frente a la casa y el padre tocaba en la vieja quitra la melodía más bella de Andalucía.

Pero esa noche fue diferente.

El suelo de repente comenzó a temblar, y grandes piedras caían bajo los pies de Abul y de su padre. Durante un tiempo aún pudieron tomarse de las manos, pero pronto la tierra volvió a moverse y el polvo espeso cubrió los rayos sangrientos del sol del atardecer. Las casas se caían en pedazos pequeños y cubrían la grieta de la montaña. Así como la vida de la ciudad de Bayra.

La noche ha llegado.

Sin embargo, a la mañana siguiente salió el sol y comenzó su viaje nuevamente. El cielo seguía azul y los pájaros cantaban de alegría. Pero para Abul ya nada era igual. Sobrevivió, pero los miembros de su familia, al igual que otros habitantes de la ciudad blanca, fueron absorbidos por la montaña. El niño fue salvado por personas extrañas pero amigables. Gracias a ellos, encontró su nuevo hogar, fuera de los muros de la ciudad destruida por el terremoto.

¿Pero cómo es posible vivir sin tu ciudad? ¿Cómo puedes encontrar tu propia identidad sin un lugar al que perteneces? Los sobrevivientes no esperaron mucho para tomar la decisión de reconstruirlo. Sin embargo, elegir el lugar correcto fue todo un problema. Los intentos de encontrar la ubicación perfecta tomaron muchos días y no tuvieron éxito. Finalmente, se decidió confiar en el destino y construir una nueva ciudad en el lugar donde llegaría la flecha más lejana. Los mejores arqueros de la zona tuvieron que participar en este desafío especial.

Al día siguiente, los arqueros se reunieron en las ruinas del casco antiguo para decidir finalmente, dónde construirían la futura ciudad. Y entonces el pequeño Abul apareció frente a ellos. Pidió cortésmente a los arqueros que le permitieran tener un solo disparo. Si el disparo resultó ser el más alejado, el niño tendría derecho a dar un nombre al nuevo asentamiento. Los soldados no tuvieron que pensar por mucho tiempo. El buen corazón del niño era ampliamente conocido. Como resultado de un gran respeto hacia el joven Abul, decidieron darle una oportunidad. Incluso recibió un arco tradicional y una flecha tallada a mano de ellos.

Y cuando el niño estiró su arco, ocurrió un milagro.

La flecha de Abul, guiada por el alma de su padre, voló lejos hacia el otro extremo del pasto. Ningún arquero adulto logró repetir la hazaña del niño.

Desde entonces, en el lugar donde golpeó la flecha, ha estado la ciudad andaluza llamada Vera.

Y esta es una ciudad inusual, porque lleva el nombre de la madre del pequeño héroe. Su bondad resultó ser de enorme poder. El poder que era incluso mayor que las fuerzas destructivas de la naturaleza.

¿Realmente sucedió esta historia? Nunca lo sabremos. Sin embargo, sabemos que el terremoto en realidad destruyó Bayra en 1518, y se construyó una Vera moderna en su lugar. También sabemos que en la cima de la montaña, donde se encontraba la ciudad, ahora hay una estatua blanca del Espíritu Santo. Y tiene una gran importancia para los residentes de la ciudad.

¿Pero fue Abul Hajr, cuyo nombre significa “El que hace el bien”, el verdadero héroe de esta leyenda? Eso creo.

Así como creo en el maravilloso poder de la bondad y el amor.

Fuente:

Published by szymanskawriterteacher

I am a writer and teacher who lives in Andalusia. The colours of this place, visible on every single level, inspired me to write a story serie. It is called "Pages from Finca San Mateo" or "Kartki z Finki San Mateo", because I write in two languages - English and Polish.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: